25 de octubre de 2021

LA MANIFESTACIÓN DE LA TRINIDAD EN LA PAZ - D) PEREGRINACIÓN Y CULTO POPULAR A LA TRINIDAD

 La imagen salió del convento, en manos de la monja Genoveva Carrión, y después fue llevada a varios lugares, sobre todo a domicilios de familias católicas: estuvo en la zona de Miraflores, en la calle Juan de la Riva, en la casa de los hermanos Miranda, luego en un altar de la calle Mercado Nº 45, en la calle Figueroa, en la casa de la Sra. Aurora Ruiz; luego en una casa situada entre las calles calle Yungas y México y finalmente llegó a la zona de Ch’jini. En un punto de su trajinar fue a parar a la posada13 de “las chilenas”, mujeres pecadoras. Las monjitas custodias se cubrían la cara con grueso paño, para no ser confundidas, en cambio las “chilenas” debían cubrirse la cara con velo negro para asistir a la revisión médica, porque al parecer eran prostitutas. Aquí se cumplió el evangelio que dice: “El Señor Jesús vino a salvar a los pecadores”14. De la casa de “las chilenas” se fue a una capilla con oratorio que se improvisó en la calle Antonio Gallardo de la zona de Ch’ijini. 

Un vecino de la zona, Ricardo Carranza, dio el siguiente testimonio sobre la llegada de la imagen de la Trinidad a la zona de Ch’ijini:

Había pues una imagen donde una monjita, que en esa época estaba en el claustro que había por Miraflores. Allí vivían unas ‘sores’ que no salían a las calles o salían muy pocas veces. Resulta que esta monjita se puso un poco mal, enloqueció porque tenía la imagen, la imagen de Jesús de Gran Poder. Llegó a morir esta monjita y esta imagen querían llevársela a España. Cuando ya tenía que desaparecer este convento, no sabían qué hacer con la imagen, entonces se la llevaron caminando hasta la calle Juan de la Riva. La imagen del Señor Jesús de Gran Poder no ha sido acogida porque el Señor tiene tres rostros y mucha gente se sorprendía por los tres rostros que llevaba. Era una imagen que impactaba, de tal manera que estuvo ahí poco tiempo y se fue después casi hasta la calle Ingavi. El señor de la calle Ingavi también se sorprendió y el sacerdote dijo; ‘no quiero la imagen acá’ y pasó que el párroco llegó a morir a los tres días. Luego llegó a la calle Rosario. Querían que se vaya a la calle Illampu y el padre dijo en esa época que quería construir una capilla. Un señor vecino y dueño de una casa de la calle Santa Cruz justo estaba allí en ese momento y tuvo un impulso incontenible para construir un oratorio. De tal manera que estos señores, junto con la Junta de Vecinos, gestionan una capilla en la calle Antonio Gallardo y la llaman Jesús del Gran Poder y desde ese momento se llama el barrio del Gran Poder. (Entrevista a Ricardo Carranza Quintanilla, 2009: 119-120).

A partir de 1920 el culto a la Santísima Trinidad fue en aumento, como no tenía aún un templo se alojaba en una casa donde recibía a sus devotos. Los martes y viernes se hacían reuniones de oración y veladas con la presencia de muchos devotos que iban a pedirle favores. Ricardo Carranza contó, por ejemplo, que muchos jóvenes de la zona que fueron a la Guerra del Chaco como soldados (1932-1935) pidieron al Señor Jesús de Gran Poder que les haga volver sanos y salvos.

Los devotos buscaron afanosamente un lugar más amplio para construir un templo para la Santísima Trinidad, incluso acudieron a las parroquias de San Sebastián, la capilla de Pura Pura y la Parroquia del Rosario, cuyos sacerdotes encargados se negaron a alojar el lienzo. Se dice que uno de ellos murió a los tres días, ¿castigado por el Señor del Gran Poder? Vaya uno a saber. Finalmente, se alquiló la casa de don Celso Mostacedo en la calle León de la Barra quien improvisó una capilla muy modesta. De allí pasó al domicilio de Plácido López y Braulio Salinas, ubicado en la misma calle donde se lo veneraba con oficios religiosos

Después de peregrinar por varios años, los devotos decidieron construir un templo dedicado a la imagen. Desde 1923 gestionaron la compra de un terreno en la calle Antonio Gallardo para construir un templo dedicado a la Trinidad de los tres rostros. Creció tanto la devoción a la Trinidad que los vecinos y devotos organizaron la fiesta bajo el sistema de “preste16” en la fecha correspondiente. Motivados por la fe, los creyentes celebraban misa en la parroquia del Rosario, luego salían en procesión por las calles llevando la imagen del Tata y acompañados de una tropa de misti sikuris hasta la zona de Ch’ijini.

24 de octubre de 2021

Video Urkupiña 2019: Fraternidad Caporales LAB

21 de octubre de 2021

LA MANIFESTACIÓN DE LA TRINIDAD EN LA PAZ - C) LA TRINIDAD Y LA REBELIÓN DE LAS MONJAS CONCEPCIONISTAS

 Se presume que después de 1904, el convento de las Concepcionistas fue cerrado por lo que las monjas Irene Carrión y María Concepción abandonaron el lugar. Luego de un tiempo de retiro ellas regresaron al convento a solicitar la imagen del lienzo de la Santísima Trinidad para llevárselo a otro lugar y seguir el culto. Sin embargo, la versión de Álvaro Pinaya y Juan José Vaca10, indica que en el convento hubo una rebelión de las monjas en defensa del lienzo. Un obispo recién llegado a La Paz ordenó que “cristianizaran” el lienzo, pues formaba parte de un “culto pagano”, y alejaran a las monjas del lugar.  Este hecho provocó que las monjas salieran del convento para salvar la imagen de la sentencia del Obispo.

La tradicionalista Isabel Velasco señala que la rebelión de las monjas fue por salvar la imagen de la Trinidad y, a su vez, rechazar la orden del obispo. Este suceso ocurrió en abril de 1894, tal como informa el periódico el Comercio del 20 de abril de 1894, que refiere la “rebelión de las tocas, velos y la sublevación de las palomas”; el texto dice: Las subversivas fueron 18 monjas entre las que se encontraba Genoveva Carrión y sus empleadas que tenían el Señor de la Trinidad, todas fueron excomulgadas por el Delegado Apostólico, incluso el Señor (de la Trinidad) del Gran Poder ¡que era inocente! Algunas de las fugitivas, como Sor Leona Sainz, Balbina Pasaman, Placida Camacho y Carlota Rodas, regresaron al Convento, las novicias Daria Media y María Fernández se recogieron a casa de sus familias. Sor Fortunata

Baldivia perdió la razón, muchas de las otras fueron recibidas en el Monasterio de las Carmelitas, donde a plan de ayunos, penitencias y silicios lograron borrar de sus mentes cualquier pensamiento subversivo y revolucionario. El único fugitivo que jamás volvió al claustro fue el Señor del Gran Poder. Seguramente nunca olvidará su odisea junto a las monjas rebeldes. Después de su aventura se convirtió en un paseandero y fiestero empedernido que ambulaba de casa en casa…11

Parece que el lienzo de la Santísima Trinidad provocó mucha controversia en el Convento de las Concepcionistas, probablemente por el culto masivo que tenía. Según señala Ismael Sotomayor12, debido a las fiestas populares y con danzas que se organizaban en el interior del convento, como la Candelaria, Carnavales, la fiesta de la Concepción del 8 de diciembre, y mucho antes, la imagen fue declarada “contra-rito” en el Concilio de Trento (1563).

13 de octubre de 2021

LA MANIFESTACIÓN DE LA TRINIDAD EN LA PAZ - B) MONJAS CUSTODIAS DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD DE LOS TRES ROSTROS

 Desde sus inicios el lienzo fue motivo de controversias religiosas, sobre todo, para el cuerpo eclesiástico que lo tenía por amenaza a la teología trinitaria. La imagen de los “tres rostros” tenía fama de milagroso y era buscada por el pueblo en el convento para solicitar favores varios. Según Elizabeth de Col9, el culto de la imagen sagrada de la Santísima Trinidad ya habría comenzado en el convento, en la entrada existía un torno (puerta pequeña), al que llegaban todos los viernes las devotas a dejar velitas para que fueran encendidas delante de la imagen del Señor, del que se sabía que tenía tres rostros y que tenía un altar en el convento. Cuando llegaban las devotas decían: -Ave María purísima; y las novicias respondían: -sin pecado concebida. Recogían las velas y papeles con encargos de personas pidiendo oraciones por salud, fortuna, trabajo o de algún milagro en especial.

La Orden de las Concepcionistas eran monjas de estricta clausura y estaban dedicadas a la oración y a la vida contemplativa. Las madres superioras vestían hábito blanco, toca, un velo negro y una capa azul mientras que las novicias se diferenciaban en que lucían un velo blanco. Al respecto la Sra. Luz Berríos Miranda, nieta de la Sra. María Miranda Landaeta que falleció a los 80 años (en 1970), comentó que cuando visitaban el templo del Señor Jesús del Gran Poder en la década de 1960 su abuela iba cubierta de velo negro, por ser mayor, y ella, como era joven, llevaba velo blanco. La abuela le comentó que al ver el lienzo de la Santísima Trinidad de los tres rostros sintió temor.




11 de octubre de 2021

LA MANIFESTACIÓN DE LA TRINIDAD EN LA PAZ - A) LA SANTÍSIMA TRINIDAD EN EL CONVENTO DE LAS CONCEPCIONISTAS

 Inicialmente la imagen de la Santísima Trinidad estuvo en el Convento de la Purísima Concepción, popularmente conocido como Las Concebidas7. Éste se encontraba entre las calles Comercio, Jenaro Sanjinés y Pichincha. Era un convento donde las novicias vivían dedicadas a la vida contemplativa acompañadas de su servidumbre.

En este convento nació la devoción a la imagen de la Santísima Trinidad. La primera dueña y devota del lienzo fue la novicia Genoveva Carrión quien ingresó con el lienzo en el convento de Las Concebidas en el siglo XVIII8. Luego lo fueron heredando sucesivamente las hermanas Josefa Carrión, Petrona Carrión, Sor Mica Carrión y finalmente llegó a manos de Irene Carrión en 1904. Según Vilela, estas mujeres posiblemente eran la servidumbre indígena de la novicia que pasaron a ser custodias de la imagen y que a usanza de estos tiempos llevaban el apellido del patrón.

9 de octubre de 2021

El misterio de la Santísima Trinidad del Señor Jesús del Gran Poder - LA MANIFESTACIÓN DE LA TRINIDAD EN LA PAZ

 La Santísima Trinidad fue mencionada por vez primera durante la fundación de La Paz en 1548. Desde ese momento la ciudad quedó bajo su protección. Después de siglos, la impronta de la Santísima Trinidad se manifestará nuevamente, ésta vez con más fuerza en la zona popular de Ch’ijini, donde se la festeja como parte del ciclo festivo de la iglesia católica5. La primera referencia que se tiene del lienzo de la Santísima Trinidad se encuentra en el artículo: “Noticias de las imágenes milagrosas de La Paz y Provincias” de Luis Felipe Vilela del Villar (1948)6, quien comenta sobre la existencia oficial de esta imagen y la peregrinación hacia la zona de Ch’ijini, aunque también existe la memoria colectiva de los devotos del Tata Gran Poder.

En este contexto nos preguntamos ¿Cuándo comenzó la devoción a la imagen de la Santísima Trinidad?, ¿en qué circunstancias y cómo llegó la imagen de la Santísima Trinidad a la zona de Ch’ijini?, ¿existe una yuxtaposición entre la devoción de la Trinidad y la cosmovisión de la trinidad andina?, ¿cuál es el “poder” de los tres rostros de la Trinidad?, ¿en qué momento la Trinidad se convirtió en el Señor Jesús del Gran Poder?, ¿es cierto que el Señor del Gran Poder es el ícono de la reproducción, la prosperidad y la abundancia?, ¿por qué se debe bailar tres años para el Tata del Gran Poder?, ¿cuál es la dinámica social religiosa de fe y devoción al Señor del Gran Poder?, ¿es cierto que el Tata del Gran Poder baila en la entrada del Gran Poder? Y ¿cuál es el significado del Tata del Gran Poder para los bailarines? A continuación tratamos de dar respuestas a estas interrogantes.

8 de octubre de 2021

El misterio de la Santísima Trinidad del Señor Jesús del Gran Poder

 La imagen del Señor Jesús del Gran Poder, plasmada en un lienzo, coexiste con el misterio de la Trinidad, pues la imagen del Señor inicialmente se dividía en tres rostros2. Esto ha originado una serie de mitos y leyendas en torno a su culto popular. Su historia se relaciona con el origen del culto religioso y también prácticas sociales reñidas o de “reversa” que han motivado diversas creencias, censuras, rebeliones, apropiaciones políticas, excomulgaciones, idolatrías, muerte, ritos y procesiones. Alrededor de este lienzo se han tejido controvertidas narraciones, católicas, andinas y memorias colectivas de creyentes que se identifican como devotos de la imagen del Tata del Gran Poder. Se trata de una imagen milagrosa que puede ser interpretada a través de la teoría del performance que estudia los ritos, las expresiones de fe, las devociones y las mismas danzas teatralizadas por los “folkloristas”.

Este texto es una mirada social e histórica de la fiesta más importante del ciclo festivo paceño. Mi relación con la imagen del Gran Poder no sólo es académica sino vivencial y de fe religiosa: el ícono de la Trinidad me vio crecer en el puesto de venta que tiene mi madre en el mercado Uruguay de la avenida Buenos Aires y me permitió conocer de cerca la fiesta y la devoción al Tata.

Video Urkupiña 2019: Fraternidad Artistica y Cultural Valluneada Cochabamba

6 de octubre de 2021

EVOLUCIÓN DE LA FIESTA DEL GRAN PODER Parte 5

 Desde luego cada participante tiene su propia imagen de la fiesta. Para monseñor Camacho un gran cambio ocurrió el año 1966, en que él participó tan activamente. Un artículo de la revista Gran Poder basado en apuntes del Sr. Hugo Aguilar Azcui, “el popular Chuly”, y firmado por “Chuly Junior” (pg. 4), afirma en cambio que la primera entrada fue recién en 1969, cuando precisamente Hugo Aguilar estaba en la Junta de Vecinos. Quizás la precisión histórica es menos importante que el hecho mismo de que cada participante activo llega a recrear su propia historia de la fiesta.

Pero es indudable que en la década de los 70 hubo un salto cualitativo en la fiesta del Gran Poder, que pasó de un evento barrial a una manifestación folklórico-religiosa de toda la ciudad. Tal cambio se debió en buena parte al interés y esfuerzos del Sr. Lucio Chuquimia Aguirre, cuyo padre ya aparecía en la lista de socios fundadores de la primera diablada en 1927. Chuquimia fue preste el año 1972 en que pasó la fiesta al estilo tradicional. Pero dos años más tarde, el 12 de mayo de 1974, junto con Luis Calderón, Carlos Suárez, Enrique Zenteno y otros entusiastas, fundó la Asociación de Conjuntos Folclóricos del Gran Poder. Aquel año el recorrido de la Entrada fue todavía el tradicional desde la concentración en la zona del Cementerio/Garita de Lima hasta la esquina Sagárnaga/ Max Paredes, poco más abajo del templo antiguo. Pero desde 1975 la Junta de Vecinos, presidida entonces por Walter Mendoza, cede la organización de la fiesta a la nueva Asociación de Conjuntos y las celebraciones adquieren nuevos ribetes de magnificencia. La Entrada rebalsa los límites del barrio y se extiende hasta El Prado, la arteria principal en el corazón de la ciudad de La Paz. Aumenta considerablemente el número de conjuntos y comparsas participantes. La municipalidad, empresas importantes como la Cervecería Nacional y hasta el propio presidente de la República, el general Bánzer, hacen suya la fiesta, buscando cada cual la mejor manera de sacar su propio provecho de esa fiesta popular.

La Asociación ha seguido organizando la fiesta desde entonces, siempre bajo la presidencia de Lucio Chuquimia. Pero en 1984 surgió un conflicto interno, liderizado por la Junta de Vecinos de Ch’ijini, y se formó una organización paralela llamada Genuina Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder. Aunque con menor virulencia, el conflicto persistía en el año 1985, al cierre de esta edición.

Ese conflicto interno, conocido sólo a ciertos niveles, no ha sido óbice para que la fiesta del Señor del Gran Poder, y de un modo particular su solemne entrada con más de 60 conjuntos, sea actualmente uno de los eventos festivos y folklóricos más importantes de la ciudad de La Paz, llegando a ser el competidor paceño del ya tradicional Carnaval de Oruro.