10 de julio de 2020

Bordados: artesanos y arte manual Parte 1

Pero ¿qué es el bordado?, es una técnica a través de la que se expresa una estética; el bordado es una destreza humana que se aplica en textiles, alfombras, manteles, vestimenta social, vestuario litúrgico religioso, vestuario de imágenes de santos y vírgenes, trajes de autoridades y vestuario de danzantes. Es un arte decorativo que se logra a partir del empleo del hilo y la aguja sobre un paño generalmente sujeto a un bastidor. Para el investigador Víctor Quisbert el bordado es: el arte de adornar una tela con elementos de pedrería, perlas, encadenado, lanas de
color, o sea darle una vistosidad a la tela. (Víctor Quisbert, 25.05.2019).

Desde el punto de vista de la academia especializada el bordado tiene las siguientes definiciones:
… es un arte o labor de embellecimiento de una tela mediante dibujos realizados con hilos y agujas, sobre un soporte de tejido que puede ser de cuero, seda, algodón, lana, lino, incluso metal para formar una decoración. La palabra bordado deriva del francés medieval borde. El término se aplicó inicialmente a los ribetes decorativos de punto tejidos en las vestiduras litúrgicas medievales. En esa época, la palabra abarcaba también el adorno en punto sobre cualquier textil. (Maribel Bandés. El vestido y la moda. Larousse Editorial. S.A. 1998. p. 67-68).


Por tanto, el bordado es:
… el arte de aplicar, mediante hilo y aguja, una ornamentación a la superficie de una pieza o trozo de tela tejida, por lo general llamada “fondo”. No es una parte integral del tejido (Staniland, 2000, 4), sino una técnica decorativa superestructural (Victorio, 201, p. 93), que desde tiempos inmemoriales ha cumplido una función principal en el adorno del vestuario, los accesorios personales y el mobiliario secular y eclesiástico. (Castillo & Menares, 2017, 4).
Históricamente el arte del bordado surgió con hilos de fantasía que tuvo su desarrollo en Europa y Asia (Oros-Quisbert, MUSEF, 2018, 24)

9 de julio de 2020

La calle Los Andes y Av. Kollasuyo: lugares artesanales Parte 2

Esta calle acoge también a mascareros como Fortunato Mamani, especialista en hojalata y el artista Andrés Parí del Taller del Folklore. Existen de igual modo tiendas de elaboración de zapatos folklóricos: Zapatería Dinámico, Botas Folklóricas El pionero de América, Calzados Folklóricos Nuevo Cristal, entre otras que realizan trabajos de diseño de calidad para las danzas: caporales, morenos y chinas. Hay también, en el sector, tiendas donde ofrecen servicios de platería para adornar los cargamentos2 de fiestas religiosas.

En las vías adyacentes a la Los Andes, por ejemplo la calle Nataniel Aguirre, se ofrecen accesorios de joyas para cholitas, matrimonios y regalos promocionales; en el callejón Tarapacá se ubica una serie de talleres de sombreros para varones y mujeres de pollera.

En la avenida Baptista se encuentran algunas tiendas de polleras, mantas, bordados religiosos y cívicos como estandartes y mantos para santos y vírgenes; asimismo se ofrecen accesorios y adornos para prestes como bandas, peluches y pergaminos. En la avenida kollasuyo se encuentran tiendas de bordados de trajes de moreno como el Taller Bolívar de los hermanos Quisbert, el Taller de Matracas Creaciones Bolivia, Bordados y Grabados el Cóndor, Bordados Qhantati, Taller el Rey de Silvestre Chuquimia, Bordados Cultural Bolivia de la familia Colquehuanca, Matracas Condorito, Taller Mágico Boliviano y otros, entre los que se destacan tiendas en las que se ofrecen polleras y mantas. Todas esas calles están comprendidas en la red de significación urbana que parte de la calle Los Andes y Kollasuyo donde se ofrecen trajes bordados de danzas para ser fletados o comprados, dependiendo de la necesidad del cliente; pero la travesía no acaba ahí el danzante-devoto tiene que comprar otros accesorios del traje como matracas, bastón de mando, chalinas, máscaras, calzados folklóricos, cintas y otros elementos imprescindibles para cada una de las danzas.

Video Entrada 16 de Julio 2019: Morenada Cordillera con Altura

Video Fraternidad Caporales Urus del Gran Poder cuenta la Historia del Caporal

8 de julio de 2020

La calle Los Andes y Av. Kollasuyo: lugares artesanales

La necesidad de encontrar un vestuario o disfraz de alguna danza folklórica o nativa obliga a ir a la calle Los Andes donde va encontrar una variedad de trajes festivos, accesorios que adornan y complementan el vestuario de las danzas.

La “calle de los bordadores” (Los Andes) comienza en la esquina de la avenida Buenos Aires, se abre a un espacio inclinado que sube desde la parte baja como gran parte de las calles en la ciudad. Es un espacio público muy pintoresco, con casas modernas y galerías comerciales donde se encuentran tiendas, alguno que otro taller que exhibe en maniquíes de plástico una infinidad de trajes de las distintas danzas; asimismo, existen puestos ambulantes que se colocan en las veredas de la calle donde se venden accesorios, como adornos de tinku, lluchus, tullmas, ligas, espejitos, chuspas, lazos, anillos, aros y otros.

Las tiendas están debidamente identificadas con sus letreros así como los centros comerciales. Los nombres de las tiendas son alusivos a la vocación del servicio, entre los ejemplos se tiene a los siguientes: Artesanías Urus, Artesanías en Bordados Bolivia, Centro Artesanal Los Andes, Bordados Collita, Bordados Markasa, Bordados computarizados Colonial, Bordados Ajayu Bolivia, Bordados Pacha Illa, Bolivia India, y muchos otros. En cada tienda se muestran trajes de la diversidad de danzas no sólo para mayores; sino también para niños. En algunas tiendas se observa
a personas bordando y elaborando trajes.


7 de julio de 2020

Un poco de historia: talleres y tiendas de trajes festivos Parte 2

Luego la mancha urbana se extendió por las laderas dando paso al surgimiento de nuevos barrios, calles y avenidas.
En la ladera oeste nació la avenida Buenos Aires abarcando cinco kilómetros de recorrido y para 1945 se registró los establecimientos económicos en la zona de Los Andes. Su denominación original era “Zona 14 de septiembre” e incluso se la denominó como “Chico Ch’ijini”, sin embargo y a consecuencia de una elección quedó como Los Andes, puesto que la población provenía mayoritariamente de dicha provincia1.

El asentamiento de los artesanos en la calle Los Andes data desde la segunda mitad del siglo XX. Con el trascurso del tiempo, esta actividad artesanal creció, extendiéndose a otras calles, por lo que el establecimiento de comercios se fue ramificando hacia otras vías como la Av. Baptista, Chorolque, Lino Monasterios hasta la avenida Kollasuyo. El crecimiento urbano hizo que la producción artesanal de atuendos folklóricos se traslade al sector de la avenida Kollasuyo al que se articuló la calle Los Andes y adyacentes. (Mi barrio cuenta y yo cuento con mi barrio, 2009, 103)

Para resumir, la ocupación espacial urbana de los talleres artesanales de bordadores y tiendas proviene desde fines del s. XIX, comenzando
por las calles Chirinos (actual calle Mercado), tienda de bordadores, 1880, luego la Junín 1880, paso a la Illampu de la zona de Ch’ijini (1920-1955), luego la Av. Kollasuyo, actualmente están en las calles Los Andes, Leonardo Flores, Batalla de Tarapacá, Nataniel Aguirre, Lino Monasterios, José María Asín, Reyes Cardona, Chorolque y Baptista.

La ocupación del espacio urbano por los talleres y tiendas es el resultado de la dinámica social de las fiestas que se realizan en lo que fue la parcialidad de barrio de indios, es decir de la zona de San Sebastián, San Francisco, San Pedro, Qotahuma y Max Paredes, Cementerio, El Alto y su relación con las comunidades del Altiplano y los yungas paceños.

Video Entrada 16 de Julio 2019: Morenada Señorial 100x100 Bolivia