2 de marzo de 2015

video Tarija se prepara la fiesta de la Vendimia Chapaca

En Uriondo se dice que para hacer un buen vino se necesita un aventurero que produzca la uva, un poeta que lo elabore y un enamorado que lo beba. Por eso están convencidos de que el vino es aventura, poesía y amor. Para todo el que quiera poner a prueba esta máxima, la invitación está hecha para participar de la Vendimia Chapaca este 14 y 15 de marzo.

Uriondo es un municipio que está ubicado a 30 kilómetros de la ciudad de Tarija. El tradicional evento se realizará en el Valle de la Concepción y… "¡ya todo está listo!", dice el subgobernador Freddy Ortega. La fiesta comenzará el 5 de marzo con la Feria Arte y Vino, en la que artistas y pobladores se fusionan en las calles.

El plato fuerte está previsto para el 14 y 15, jornadas en la que los productores realizarán la pisa de la uva y expondrán las diferentes variedades, además que se realizará la cata y validación del vino. La Vendimia Chapaca es esperada todo el año por los vinicultores: en este evento muestran lo mejor de su producción.

En la víspera a la vendimia, además de la exhibición de la producción de uva y sus derivados, se armará un fiestón con la presencia de los grupos musicales Diableros de Oran, Huaira y PK2. También habrá un desfile de modelos donde Tarija mostrará la hermosura de sus mujeres y se realizará la tradicional pisa de la uva.

No todo lo mejor está programado para el 14 de marzo, el 15 también hay actividades importantes que cerrarán con un concierto en el que participarán los Kjarkas, Sentimiento Mansero y el cantautor chapaco Ronald Arteaga, además de otros artistas.

Si planeas ir en familia y permanecer varios días en la chura Tarija, no te preocupes por el alojamiento y la comida. El subgobernador de Uriondo señala que tanto en este municipio como en la ciudad tarijeña la oferta hotelera y gastronómica es variada y de calidad, además de que los caminos son asfaltados para trasladarse de un lado a otro.

Carnaval del sur deleita por su picardía

Al menos 30 conjuntos de comparsas, takipayanakus y grupos folklóricos participaron ayer del Carnaval de la zona sud, el cual resaltó por la picardía y alegría de sus integrantes. Otras tres entradas zonales también se realizaron en los Distritos 3 y 7.

Entre tanto, el Distrito 13 realizó su festival de takipayanakus.

El Carnaval de la zona sud cumplió 54 años y es una de las actividades más antiguas de Cochabamba, que resalta porque mantiene las tradicionales comparsas de barrio, carnestolendas y takipayanakus del Carnaval de antaño. Por esas razones, los vecinos buscan declararlo patrimonio cultural del departamento. Para ello, este año iniciarán los trámites ante el Concejo Municipal de Cercado, informó el subalcalde la comuna Alejo Calatayud, Iván Torrico.

Grupos de Tinkus, las Chicas de Kucho a Kucho, los Macho Mens y grupos de comparsas hicieron el deleite del público. La jornada también estuvo marcada por el juego con agua y espuma de los asistentes. El comandante departamental de la Policía, Walter Valda, informó que 700 policías brindaron seguridad al evento durante el día y 300 por la noche. Además 80 funcionarios municipales apoyaron con el control y cumplimiento de las ordenanzas.

El jefe de promoción Artística del municipio, Alfredo Coca, informó que está actividad conserva las tradiciones del Carnaval donde todavía se puede encontrar las comparsas de barrio, además de familias y grupos de vecinos. El evento inició en la avenida Panamericana, recorrió la avenida 6 de Agosto y terminó en Jaihuayco.

Similar actividad se vivió en el Distrito 7 que tuvo lugar en la avenida Guayacán y contó con la participación de más de 15 grupos folklóricos.

El Carnaval cochabambino concluye el 8 de marzo con las tradiciones carnavaleras en El Pueblito y una cacharpaya en el kilómetro 4 de la avenida Petrolera.

El sur despide al Carnaval

El Corso del sur, uno de los carnavales más antiguos, derrochó picardía y creatividad, ayer.

Todavía como parte de las actividades de carnaval en el municipio, ayer, participaron alrededor de 30 grupos, entre comparsas y fraternidades en la tradicional entrada, que recorrió las avenidas Panamericana, 6 de Agosto y Fuerza Aérea.

El carnaval de la zona sur cumplió 54 años y es el más antiguo de Cochabamba, más que el Corso de Corsos, según informó el Centro de Educación Permanente Jaihuayco (CEPJA).

Sus orígenes estarían en el impulso de los vecinos de disfrazarse en carnavales con lo que tenían, y recorrer las calles en comparsas.

Las Chicas de K´uchu a K´uchu, Las Abejitas y Los Troyanos fueron algunos de los grupos, de amigos y familias, que asistieron. También estuvieron presentes militares, comparsas vallunas, fraternidades folclóricas y danzas de residentes, como los chutas de los paceños.

Hubo diversión, creatividad y picardía. Sin embargo, pese a la prohibición bajo normas vigentes hubo juego con agua y espumas en algunos sectores.

También se presentaron, aunque pocas, comparsas con hombres disfrazados de mujeres.

Algunos defendieron su presentación y dijeron que “todo se permite en carnaval” y que no existía intención de denigrar a nadie.

Hace años este tipo de presentaciones caracterizaban el carnaval del sur.

1 de marzo de 2015

EL CORSO DE LA ZONA SUD SE REALIZA HOY Municipios participaron de Entrada de Comparsas

Con el objetivo de revalorizar los takipayanakus el municipio de Cercado realizó ayer la Entrada de Comparsas Tradicionales del Carnaval en la plaza 14 de Septiembre, que contó con la participación de diferentes municipios y también se efectuó la elección de la Ñusta del Carnaval. La comuna Molle también llevó a cabo la Entrada de la Juventud, en la avenida Víctor Ustáriz.

Los conjuntos de takipayanakus, comparsas y grupos recorrieron las calles de la plaza principal a ritmo de coplas. El jefe de promoción Artística del Municipio, Alfredo Coca, informó que esta actividad contó con la participación de 13 municipios como Tarata, Aiquile, Independencia, Pocoata, Arque y otros del valle alto y bajo del departamento. “Con este tipo de actividades estamos aportando a revalorizar las tradiciones del Carnaval”, dijo.

Explicó que la elección de la Ñusta del Carnaval tiene el objetivo de resaltar la belleza de las mujeres de las provincias. Las participantes debían llevar vestimenta típica e interpretar una copla. “No sólo se califica la belleza si no también la interpretación”, añadió Coca.

En cambio, la Entrada de la Juventud, que inició en las puertas del CITE a las 13:00 y recorrió la avenida Víctor Ustáriz, se caracterizó por la participación de jóvenes de unidades educativas.

Hoy la actividad carnavalera continúa con la entrada del Corso de la zona sud que inicia a las 13:00. La entrada comenzará en la avenida Panamericana (surtidor Gasnor) y terminará en la zona de Jaihuyaco. A la misma hora también se realizará la kacharpaya o despedida del Carnaval en los distritos 3 y 7. El primero se iniciará en la avenida Tadeo Haenke y Beijing y el segundo será en la avenida Guayacán.

Plantean trasladar el Corso de Corsos a un Cochalódromo

Después de que los excesos, el consumo de alcohol, basura, baches y líos con las graderías volvieron a opacar el Corso de Corsos, la Alcaldía está nuevamente ante el reto de repensar la organización de la entrada.

Ante esta situación, en los últimos días cobró fuerza la idea de contar con un Cochalódromo con características similares al Cambódromo de Santa Cruz. Sin embargo, de momento hay dos corrientes. La primera se inclina por construir un espacio para el Corso de Corsos y otras actividades. En tanto que la segunda mantiene la lógica de realizar la entrada en la calle pero en un lugar más amplio.

El oficial mayor de Cultura, Ubaldo Romero, dijo que ya es una necesidad construir un espacio con capacidad para 250.000 espectadores que permita que los bailarines puedan desplegar sus coreografías.

El propósito es contar con un lugar que reúna las condiciones de seguridad, servicios básicos y comodidad. Las calles han quedado chicas para una concentración de más de 150.000 personas. Mientras que la aglomeración provoca daños en las áreas verdes y genera caos vehicular y basura.

Romero informó que esta idea surgió a raíz de la propuesta del presidente Evo Morales de crear un Diablódromo en Oruro. La sugerencia fue tomada con entusiasmo y ahora se piensa en concretarla.

El proyecto requiere un terreno de al menos tres kilómetros. “Tendríamos que buscar espacios al norte o sud de la ciudad, pero no sabemos si la población va a asistir a una zona alejada, porque al cochabambino le gusta estar en el centro de la ciudad”, reflexionó Romero.

La Policía apoya la idea de construir un Cochalódromo. Pues, considera que ayudaría a garantizar la seguridad y evitar el ingreso de bebidas alcohólicas, manifestó el jefe de Planeamiento y Operaciones de la Policía, Marco Miranda.

En cambio, la etno-psicóloga Esther Balboa considera que la construcción de un Cochalódromo va en contra de la expresión tradicional del Carnaval cochabambino. “En Carnaval, la población expresa su alegría en las calles. Yo creo que más bien se debería tratar de volver a rescatar las pandillas y takipayanakus para no hacer una simple copia del Carnaval de Oruro”, enfatizó.



PROPONEN RECUPERAR LOS TAKIPAYANAKUS

“Se quiere copiar el Carnaval de Oruro”

La etno-psicóloga, Esther Balboa expresó que una característica del Carnaval cochabambino hace años era la participación espontánea de grupos de takipayanakus (coplas) y pandillas que lamentablemente fueron desapareciendo.

Explicó que la población expresaba su alegría haciendo mofa de diferentes temáticas o personas como las autoridades. Pero esto ha desaparecido porque las actuales leyes coartan la libertad de expresión de la población. “Esta burla sólo se podía hacer en Carnavales, entonces, la gente podía expresar de forma graciosa su punto de vista. De ahí viene el dicho de que en Carnaval todo se soporta”, dijo.

Añadió que actualmente el Corso de Corsos trata de copiar el Carnaval de Oruro. Manifestó que la construcción de un Cochalódromo va en contra del Carnaval cochabambino. “Nuestro pueblo expresa su alegría en las calles, entonces al trasladarlo a un lugar cerrado perdería su esencia y además se mercantilizaría. Creo que más bien se debería recuperar las tradicionales pandillas y takipayanakus.



SANTA CRUZ TIENE CAMBÓDROMO

Con una capacidad para 30.000 personas

Una de las ciudades que ha mejorado la organización de la entrada de Carnaval es Santa Cruz a través de la implementación del cambódromo. Este espacio tiene una capacidad para 30.000 personas y cuenta con 1.000 metros de longitud y 30 de ancho. Fue inaugurado en febrero del 2014 y está ubicado entre el cuarto y octavo anillo de la avenida Mutualista.

El Cambódromo es una infraestructura semiabierta y cuenta con un palco oficial, terrazas y espacios zonificados con butacas, sillas y graderías. Tiene salidas de emergencia, señalización, puestos de enfermería y primeros auxilios, una posta policial y otra municipal, baños públicos, estacionamiento y plaza de comidas.

El lugar también se utiliza para la realización del corso infantil, entradas folklóricas, paradas militares y ferias. Fue construido con una inversión de 50 millones de bolivianos.

El presidente del Colegio de Arquitectos de Cochabamba, John Mendoza, explicó que lamentablemente Cochabamba no cuenta con un espacio en el centro para emplazar un Cochalódromo como Santa Cruz.



CULTURA DE CONSUMO

“La población bebe en grandes cantidades”

Aunque cada año rige la prohibición de vender bebidas alcohólicas y las cervecerías están vetadas de comercializar el producto, el público sobre todo joven se da modos para meter una diversidad de tragos. En tanto que los controles no están acompañados de campañas sostenidas que promuevan el consumo responsable.

Al respecto, el psicoterapeuta Daniel Vásquez, explicó que las normas deben estar respaldadas por campañas de socialización sostenibles durante todo el año y que no se limiten a realizar controles el día del Corso.

Indicó que la población tiene la cultura de beber en grandes cantidades, por lo que no se adapta a la ley y consume en exceso en actividades como el Corso de Corsos. Al final esto genera diferentes problemas.

Por otro lado, el sociólogo Fernando Salazar explicó que la ley que prohíbe el consumo de bebidas en el Corso es contradictoria debido a que sólo restringe el consumo a 200 metros, pero después está permitido. Lamentó que esta norma se limite a sancionar a consumidores y comerciantes pero no a las empresas.



OPINIONES

BEATRIZ ZEGARRA, PRESIDENTA DEL CONCEJO MUNICIPAL
“Se debe socializar la ley municipal”

Creo que para evitar el excesivo consumo de bebidas alcohólicas se debe socializar la ley municipal del Corso de Corsos. Este año hemos tenido menos casos delictivos y menos consumo de bebidas alcohólicas que otros años. Pero todavía hay que trabajar más en cuanto a organización y socialización de la ley municipal para que la población acate las normas.



ESTHER BALBOA, ETNO-PSICÓLOGA
“No se debe mercantilizar el Corso”

La creación de un Cochalódromo mercantilizaría el Corso de Corsos y eso no es de nuestra cultura que tradicionalmente expresa su alegría en el Carnaval saliendo a las calles. Además, se debe volver a recuperar las tradiciones antiguas como las pandillas y los takipayanakus que salían a las calles para hacerse la burla de diferentes situaciones, pero ahora eso no existe.



SOCIALIZACIÓN

DANIEL VÁSQUEZ, PSICÓLOGO
“Se consume en gran cantidad”

Las normas deben ir acompañadas de la socialización. Pues, de nada sirven éstas si no se cumplen. El Corso es un ejemplo claro de esto. Ante el consumo masivo, la norma se vuelve permisiva porque no se puede detener a toda la gente que consume. Se debe trabajar en campañas de concientización para contrarrestar el consumo de grandes cantidades de alcohol en estas actividades.



Yamparáez muestra la esencia de su cultura en la Gran Pucara

La lluvia no fue un obstáculo para que una veintena de grupos, entre Pandillas, Pujllay y Caballerías muestren las danzas típicas del municipio Yamparáez en el XVII Festival de la Gran Pucara, en la despedida del Carnaval; además se expusieron platos típicos y artesanías.

El Festival de la Gran Pucara comenzó con una misa en la explanada habilitada en la parte sur de la población de Yamparáez, distante a unos 30 kilómetros de
Sucre, en la carretera hacia Tarabuco.

Pese a la lluvia centenares de personas se congregaron, ayer, desde las 9:00 para participar de la actividad que año tras año tiene mayor relevancia gracias al
impulso de sus autoridades y la intervención activa de vecinos de Yamparáez y pobladores de decenas de comunidades pertenecientes al municipio.

La fiesta comenzó cerca de las 11:00 con el ingreso de las Pandillas, Caballerías y Pujllay para bailar alrededor de una pucara de más de 12 metros de altura en
la que estaba expuesta una infinidad de productos de la zona, además de sus derivados, como muestra de agradecimiento a la Madre Tierra por sus bendiciones y también para pedir que se multipliquen en el nuevo periodo productivo.

La ofrenda a la Pachamama fue erigida por los vecinos del barrio 14 de Abril, pasantes de la fiesta con el apoyo del Gobierno Municipal. “El municipio de Yamparáez se
caracteriza por tener tres pisos ecológicos, la zona semi andina, que está en este sector del poblado, donde produce gran cantidad de cereales; por el cañón de Escana tenemos la zona de cabecera de valle donde produce la mejor fruta, como durazno e higo; pero también tenemos la zona del valle que está en las riberas del Río Pilcomayo donde produce la uva moscatel y hortalizas que se exportan a Potosí, Oruro y La Paz”, resumió el alcalde de Yamparáez, Braulio Yucra.

Pasado el mediodía, de a poco se fue abriendo el cielo, con ello fue aumentando el entusiasmo de los bailarines quienes no dejaron de bailar y zapatear pese al barro
aún reinante en el lugar. Ante la dificultad de poder danzar, la mayoría de los integrantes de la pandilla Quirawani prefirieron hacerlo descalzos.

LA FERIA

Mientras se desarrollaba el Festival de la Gran Pucara, en el entorno los visitantes tenían la posibilidad de degustar una gran variedad de platos típicos del municipio como el ají de arveja, el llusphichi, la phisara, la kipucha, el wilafari, la lagua de algarrobo, entre otros; además refrescos de fruta fresca y otros insumos movedosos como la semilla del molle y fuñi o cabello de choclo.

“La kipucha de mote se prepara con papa, maíz y ají y es para dar de comer a los peones del campo; y lo llevamos envuelto en la lliclla (manta de tejido que llevan las mujeres)”, explicó la comunaria Natividad Rioja, mientras mostraba una olla de barro repleta de este alimento.

En otro sector se expuso una gran variedad de frutas traídas de las comunidades y que se vendían a precios económicos. En otro extremo, las artesanías lucían en todo su esplendor.

La fiesta terminó al caer la noche con el desarmado de la pucara. El próximo año, la organización estará a cargo de los vecinos del barrio América.

20 fraternidades participan de fiesta de La Corcova

Agrupados en veinte fraternidades, grupos de gremiales, estudiantes, sindicatos, juntas de vecinos, asociaciones deportivas, sindicatos de choferes y otros gremios harán hoy su paso por las principales calles de Villa Victoria, desde las primeras horas de la tarde acompañados por las bandas más reconocidas de la ciudad.

“A ocho días del Entierro del Pepino, vemos surgir a los nuevos pepinitos que adquirirán su madurez en los carnavales del 2016. La Corcova es una entrada que va creciendo y siendo apreciada por vecinos de otros barrios que aplauden la iniciativa”, señaló Vicente Chávez, presidente de la Asociación de Fraternidades de la citada fiesta.

La Corcova comenzó hace una década y fue fundada por Elías Illanes Patón con una especie de apthapi de carnaval que reunía a pepinos, ch’utas, cholas y caracterizaciones de conocidos personajes públicos. La junta de vecinos dio el paso inicial y ahora es uno de los referentes del festejo carnavalero de los paceños. “Debido al crecimiento e impacto social logrados, se busca que la Corcova de Villa Victoria sea declarada Patrimonio Intangible y Cultural del municipio paceño”, señaló, por su parte, el secretario municipal de Culturas, Javier Escalier.

Si bien las características de esta expresión folklórica son muy parecidas al Jisk’a Anta, la Corcova marca la diferencia con la presencia de los habitantes del barrio. Son los jóvenes y adultos organizados que se esmeran en armar coreografías y confeccionar atuendos para las danzas folklóricas o autóctonas que se lucirán a lo largo de un kilómetro.

Calificada como el resabio del carnaval paceño, la Corcova se estableció en Villa Victoria porque aún queda en ella ese carácter revolucionario que identificaba a los moradores de décadas atrás. “No buscamos desmarcarnos del festejo carnavalero de la ciudad, sino de ser nosotros quienes pongamos el punto final a esta fiesta”, agregaron los organizadores.

Nombres como “Los fabulosos petizos”, “Los Alegres Pitufinos”, “Los Fastidiosos”, “Los Quinsiñosos” demuestran el espíritu festivo de los participantes que empezarán su recorrido en la avenida República, para seguir por la calle Canchón Suazo, avenida Apumalla, calle Foronda hasta la Asunción y retorna a la avenida de donde partió.

Después de la entrada de Corcova, las fraternidades se dirigirán a salones del mismo barrio para compartir entre sus miembros y despedirse hasta los carnavales del próximo año.

COCHABAMBA

Por otra parte, la ciudad de Cochabamba retomará también hoy los festejos del Carnaval con la realización del Corso de la zona Sud que contará con la presencia de más de 35 comparsas y agrupaciones folklóricas, informó el sábado la Alcaldía de Cercado.

“Generalmente, el Corso de la zona Sud suele tener más de 35 comparsas y fraternidades cada año y esperamos tener una similar participación esta gestión”, dijo a medios estatales el oficial superior de Cultura municipal, Uvaldo Romero.

El evento es efectuado hace 54 años y forma parte de los festejos del carnaval programados para este año, que continuarán tanto en la ciudad capital como en las provincias del departamento hasta el 8 de marzo.