26 de marzo de 2017

Cincuenta grupos regalan picardía en Taquipayanakus

Picardía, alegría y ritmo caracterizaron ayer a la Sexta Versión del Festival de Taquipayanakus que se realizó en el estadio departamental Félix Capriles.

El evento, organizado por la Gobernación de Cochabamba, contó con la participación de más de 40 grupos de adultos y 10 de niños, informó el director de Culturas e Interculturalidad de la Gobernación, Uvaldo Romero.

Cada elenco participó con tres canciones en un contrapunteo con otro grupo.

El mejor de cada uno era elegido para ser seleccionado y pasar a las finales.

La competencia se extendió hasta pasadas las 21:00 horas y la nómina de los ganadores se dará a conocer hoy, según anunció la organización.

Los premios en efectivo van desde los 500 hasta los 3.000 bolivianos.

Por primera vez también se realizó la transmisión en vivo por youtube.

Romero indicó que año que pasa el evento crece más y convoca a mayor cantidad de público. La actividad formó parte del programa del cierre del Carnaval 2017.

Asimismo, hoy se realizará las Tradiciones Carnavaleras en El Pueblito (Tupuraya), lugar de antaño, desde las 9:00 de la mañana.

El Carnaval persiste con los taquipayanacus


Luego de más de un mes de eventos continuos de celebración en “la llajta”, el ambiente carnavalero volvió a cobrar preponderancia gracias al 6to Festival Departamental de Taquipayanacus realizado ayer en el estadio Félix Capriles.

Más de 25 elencos copleros y grupos de taquipayanacus de todos las provincias y municipios del Departamento de Cochabamba ofrecieron ayer su pícaro contrapunteo carnestolendo a voz en cuello y con bailecitos en un escenario reservado sólo para la tradición y la cultura.

Ubaldo Romero, director de Cultura y Turismo de la Gobernación de Cochabamba, informó que si bien los taquipayanacus celebran su sexta versión bajo la organización de la Gobernación, en realidad cumple su 38va versión desde su primer festival promovido por Radio San Rafael, entre otros.

El evento comenzó aproximadamente a las 14:00 horas y el mismo se extendió hasta pasada las 22:00, en medio de un marco humano que se dedicó a rendir tributo a los artistas seleccionados.

El festival concluyó con la premiación de los cuatro primeros puestos en la Categoría de Taquipayanacu Tradicional Mayores, lo propio en la Categoría Taquipayanacu Infantil y también con la coronación de la Ñusta del Festival.

Los premios económicos otorgados por la Gobernación iban desde los 500 hasta 3.000 bolivianos como un incentivo para mantener vivas las tradiciones vallunas.

25 de marzo de 2017

Video Invitacion Recepcion Morenada Novenantes a Colquepata

24 de marzo de 2017

El Pepino, ese mujeriego ladrón de jovencitas...

¡El Pepino ya está suelto, cuidado con las cholitas...! La advertencia flota en el aire cada año, después de que el rey del Carnaval paceño resucita y sale de su ataúd en medio de petardos, cuetillos, el ritmo de los bombos y platillos de la banda, y la algarabía de la gente que celebra su regreso en las inmediaciones de la zona del Cementerio General. Pero, ¿cuántos y especialmente cuántas toman en cuenta hoy el consejo?

"En estos tiempos casi nadie”, responde Elena, esbozando una sonrisa picarona. En sus tiempos, en los años 70, era otra cosa: "Realmente había que cuidarse del Pepino”, porque, valido de su máscara y su disfraz, cometía tales desmanes que era temido por mujeriego”, añade la mujer sin dejar de sonreir.

"Cuando era joven tenía una amiga a la que el Pepino se la robó, en pleno Domingo de Tentación, no llegó a su casa toda la noche. A los dos días apareció con un joven y unos días después pidieron su mano. Ella ni lo conocía, dice que la abordó en la calle, vestido de Pepino”, cuenta.

Elena, que vivía entonces por inmediaciones del Cementerio General, recuerda con gran detalle lo que pasó días después del "robo” del Pepino.

"La familia del varón vino con una banda a la casa de la chica. Era de noche, hablaron y la muchacha salió vestida de blanco. A él le pusieron una chalina blanca. Antes, alguien salió y gritó a los de la banda: ¡Aceptaron! Y los músicos comenzaron a tocar una cueca. Bailaron hasta la madrugada y luego se fueron, llevándose a la chica. Todos decían que tenían que irse antes del amanecer, porque de lo contrario era de mal agüero”, rememora.

Elías Illanes, fundador de la Entrada de chutas y Pepinos del Domingo de Tentación en La Paz, cuenta que "esos robos eran reales”. "Sí se daban, eran parte de una tradición andina que llegó a la ciudad y a la que se incorporó a el Pepino”, dice. "En algunos casos los robos eran planificados por los padres, se aprovechaba el Domingo de Tentación, y los novios ni se conocían”, añade el folclorista que siempre vivió en Villa Victoria, donde vio la costumbre muy de cerca.

Ese mujeriego

Pero, ¿cómo el Pepino se ve involucrado en esta tradición andina? "Debido a su fama de mujeriego”, señala el investigador Carlos Gerl.

Gerl explica que esa fama del personaje más importante del Carnaval paceño nació de su costumbre, durante sus apariciones en plena carnestolendas, de perseguir a las mujeres con su matasuegra, más conocido como "chorizo”.

"Con su matasuegra perseguía y aún persigue a las jovencitas, lanzándoles comentarios subidos de tono, lo que le valió para que incluso fuera considerado el personaje promiscuo del Carnaval”, precisa Gerl.

El investigador remarca que esa característica del Pepino no está alejada del sentido de las carnestolendas: la desinhibición, la rienda suelta a fantasías y deseos”, que se mezcla con tradiciones andinas de la parte rural de La Paz.

Randy Chávez añade que la fama de mujeriego del personaje carnavalero hacía que en antaño muchos padres de familia se pusieran en guardia para cuidar a sus hijas jóvenes del Pepino.

"Había que impedir que el personaje se llevara a la hija en el Carnaval, por eso muchos se preocupaban por llevar y recoger, en persona, a sus hijas de las fiestas”, añade el investigador de tradiciones paceñas.

Manuela tenía unos 20 años cuando festejó su último Domingo de Tentación soltera. Esa noche no regresó a su trabajo, la siguiente tampoco. "El Pepino se la robó”, fue el comentario entre los vecinos de Villa Victoria. La joven apareció a los dos días con un muchacho con el que se casó a los pocos días. Eso pasó a finales de los 80.
"Hasta ahora se dan esos robos a nombre del Pepino”, asegura Elías Illanes.

Hazte de fama...

Y esa fama -mala para algunos- se confirma cuando el personaje es enterrado, el Domingo de Tentación, más de una decena de mujeres, vestidas de negro de punta a punta, persiguen su féretro llorando desesperadamente. Son sus viudas que se resisten a su muerte, aunque dure sólo un año.

Carlos Gerl comenta que en determinado momento en el sepelio, que comienza en el centro paceño y termina en la zona del Cementerio, las viudas, envueltas en un estado de inhibición, hacen referencia a las cualidades viriles del personaje.

Este domingo seguro las desconsoladas viudas volverán a llorar la partida del Pepino, pero al mismo tiempo esperarán su regreso el siguiente año, cuando les tocará estar en su resucitación.

Este 2017 despertó con los besos de tres reinas de belleza. Saltó de su ataúd y desató el Carnaval ante los ojos de cientos de paceños que se alegraron de volver a tenerlo entre ellos...



Rastros de el Pepino

Aparición El investigador Randy Chávez señala que el primer registro de el Pepino corresponde a 1903, una foto de Julio Cordero.
Origen El personaje se inspiró en un payaso de circo, llamado Pepino 88, que llegó a La Paz y encantó a los paceños, que decidieron reproducirlo en el Carnaval. También se le incorporó detalles del arlequín, del mimo Pierrot y el Kusillo.

La Corcova de Villa Victoria, el último aliento del Carnaval

Hoy, Domingo de Tentación, es el entierro del Pepino y con él muere también, hasta el siguiente año, el Carnaval. Pero algunos en La Paz saben que eso no es así, que todavía queda algo más... Son los "entenados” y los "hijos no reconocidos” del Pepino que se quedaron en este mundo de los vivos, y que en siete días más, el siguiente domingo, se encontrarán en la Corcova de Villa Victoria para beber las últimas gotas del Carnaval.

"Los entenados y los hijos que el Pepino ha olvidado, que no ha reconocido, seguirán bailando el siguiente domingo con sus disfraces que no se cansaron de usar y con las ganas que todavía les queda para tomar las últimas gotas del Carnaval”, dice Vicente Chávez, presidente de la Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño y de la Corcova en Villa Victoria. Chávez invita a todos los paceños a sumarse a esta fiesta, el último suspiro de las carnestolendas.

Será un desfile de comparsas de vecinos, estudiantes, comerciantes, transportistas, folkloristas, clubes de amigos y de otros, disfrazados en su mayoría de ch’utas y pepinos. El evento comenzará a las 14:00 del domingo 12 de marzo, en la avenida Kollasuyo, en la zona del Cementerio, y terminará en la plaza Huallparimachi de la villa.

"Los petizos y sus macanudas, Los villanos, Los rompecorazones y otros conjuntos folklóricos de El Alto, Pampahasi, de la Garita de Lima, El Tejar y del Gran Poder y todos los que bailaron en el entierro del Pepino son algunos de los participantes de la Corcova de Villa Victoria”, expresa con orgullo Vicente Chávez. Y tiene razón, considerando que la celebración comenzó recién en 2004, gracias a la iniciativa de Elías Illanes, entonces presidente de Villa Victoria y también máximo representante de la Federación Folklórica de La Paz.

"La primera versión de la Corcova de Villa Victoria tuvo sólo una comparsa, formada por los vecinos de la zona, disfrazados de pepinos, ch’utas y de otros personajes”, recuerda el folklorista Javier Escalier. Estuvo presente en esa primera experiencia, a la que lo invitó Elías Illanes. "Había un palco oficial donde nos ubicaron a los invitados y pasó una sola comparsa. Fue más la espera que el tiempo de paso de los bailarines”, añade.

Escalier no puede ocultar su sorpresa por el crecimiento que alcanzó la Corcova de Villa Victoria, que en su versión del próximo domingo tendrá a más de una veintena de comparsas que le darán una última probada al Carnaval. La fiesta barrial se convirtió en una expresión cultural de la ciudad de La Paz en torno a la cual se formó hasta una asociación de comparsas.

Quien disfruta más del crecimiento de la fiesta es su creador, Elías Illanes. Dice que su intención fue dar "formalidad” a los ch’utas y pepinos que el Domingo de Tentación salían de todas partes, bailando rumbo a El Tejar”. Pero para diferenciar la fiesta se decidió que sería una semana después del Domingo de Tentación, "específicamente en Villa Victoria”.

"Tengo el folklore en el alma y el corazón porque mi abuelo y mi padre fueron bordadores de trajes y disfraces de pepinos y yo seguí su oficio”, expresa.

La corcova...

Nadie conoce a ciencia cierta por qué bautizaron con ese término a esta celebración. Elías Illanes dice que tiene la palabra en la cabeza desde niño y que por eso bautizó así a la fiesta de su barrio, donde nació. "El significado que le damos ahora es el cierre, lo último del Carnaval, el último sorbo”, afirma.

Vicente Chávez dice que corcova viene del nombre que se le dio, siglos atrás, a la zona donde hoy están El Tejar y Villa Victoria, "cerro más arriba del Cementerio que parecía una joroba”.

Añade que el lugar era el preferido de los productores de hortalizas de Río Abajo para reunirse después del Domingo de Tentación y celebrar bailando su buena cosecha, y buena venta en el mercado Rodríguez.

"Cuando estas zonas aún no eran como son ahora (El Tejar y Villa Victoria), eran parte de las afueras de la ciudad de La Paz. Ahí, después del Domingo de Tentación, los productores de verduras de Río Abajo acostumbraban reunirse para celebrar bailando su buena producción y venta en el mercado Rodríguez, que estaba y está más abajo”, dice Chávez. Entonces, Villa Victoria era un enorme canchón lleno de vertientes.

Como hubiera sido, el siguiente domingo la villa volverá a sentir la fuerza de su corcova, aunque se trate del último suspiro del Carnaval.

Cierre del Carnaval

Creación La Corcova de Villa Victoria fue fundada el 2 de diciembre de 2003 como una Entrada que representa el cierre de las carnestolendas paceñas.
Inicio El cierre del Carnaval paceño en Villa Victoria debutó en 2004 con una sola comparsa de los vecinos de la zona, disfrazados de pepinos y chu’tas.
Crecimiento Cada año la expresión cultural cuenta con más participantes. Este 12 de marzo tendrá más de 20 comparsas.


San Simón lleva el baile del caporal a 34 ciudades

Los cascabeles de los caporales San Simón suenan en 34 ciudades del mundo donde la fraternidad cochabambina ha llevado el baile boliviano para promocionarlo y cumplir con el deseo de los migrantes que disfrutan de su folclore.

23 años después de su fundación en la Llajta surgió la inquietud de formar la primera filial en el extranjero que se constituyó en el Estado de Virginia, en Estados Unidos.

La migración de bolivianos al país del norte que añoraban las fiestas de Carnaval y religiosas donde los caporales hacen gala de su baile fue lo que motivó a los danzarines a realizar presentaciones en Miami y Washington.

Luego, vieron por conveniente armar una fraternidad para bailar en las fiestas de la comunidad latinoamericana u otros acontecimientos organizados por los bolivianos.

Muy pronto, otras comunidades de migrantes comenzaron a replicar la iniciativa de los danzarines en Virginia y hoy en día los caporales San Simón están en New Jersey, California, New England Rhode Island (EEUU), Palma de Mallorca, Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Sevilla, Bilbao (España), Londres (Gran Bretaña), Milán (Italia), Buenos Aires, Mendoza (Argentina), San Pablo (Brasil), Lima (Perú), Calama, Tacna (Chile) y Quito (Ecuador) entre otros.

La última filial que se constituyó hace siete meses en Ecuador con tan solo cinco personas.

El secretario General de Caporales San Simón en Cochabamba, Andrés Palacios, señaló que hay alrededor de 3 mil bailarines de la fraternidad en todo el mundo. De estos 1.500 están en Bolivia. Las filiales más grandes, además del país de origen, son las de Virginia (Estados Unidos) con aproximadamente 350 personas y Sao Paulo con más de 250. En este último país y en Argentina las comunidades han logrado también conformar bandas que son las que amenizan el baile. En el resto de los países se utiliza un equipo de amplificación.

El caso de la filial de Suecia es especial, pues es una de las organizaciones que tiene más extranjeros.

El encanto del baile del caporal los cautivó y es una de las comunidades que cada vez suma más miembros.

Las filiales que en un principio fueron creadas para disfrutar del folclore boliviano en el exterior ahora también son una oportunidad para que compatriotas y extranjeros puedan visitar el país.

Aprovechando los feriados de Carnaval, muchos de los miembros de estas comunidades retornan a Bolivia para participar de la Entrada de Oruro y el Corso de Corsos. Son casi un centenar los fraternos que se suman al bloque de Cochabamba que tiene alrededor de 300 danzarines.

Los cochabambinos reciben a los danzarines en sus casas y hacen de guías turísticos de los extranjeros que bailan en estos departamentos.

“Lo lindo de las filiales es que han logrado unir a bolivianos y extranjeros que tienen la pasión por el folclore. Hay un cariñó mutuo”.

Palacios indicó que el lazo entre los danzarines en el exterior también ha abierto las puertas para que los caporales cochabambinos puedan salir a bailar afuera.

Todos los años, los danzarines interesados en participar en actividades en el extranjero se presentan en concursos, entradas religiosas y culturales, pero todos los gastos corren por cuenta propia.

Para acoger a los bolivianos que residen en el extranjero, la filial de Cochabamba tiene como objetivo, a mediano plazo, la construcción de una sede que cuente con servicio de hospedaje.

¿CÓMO FORMAR UNA FILIAL? Según el secretario general de la fraternidad una filial se puede conformar con la iniciativa de una sola persona que quiera bailar. Sin embargo, esta persona tiene que conocer los pasos básicos de la danza para poder formar una coreografía.

Para ello debe ponerse en contacto con la fraternidad en Cochabamba y tener el permiso que le permita usar el nombre de la agrupación.

El grupo se puede formar básicamente con tropa de chicos o chicas jóvenes y adultos, pero también hay la posibilidad de incorporar a niños.

En la mayoría de las filiales grandes se forma filas de machas, juchuy’s, ch’ilas, jach’as y ñustas.

Datos

38 años

La fraternidad caporales San Simón tiene 38 años. Fue fundada el 22 de noviembre de 1978.



Primera filial

La primera filial fue conformada en Virginia, Estados Unidos, hace 23 años. Hoy en día es una agrupación tan grande como la de Cochabamba que tiene aproximadamente 350 miembros.

Permisos

Para formar una filial en el exterior, los interesados deben pedir autorización a la sede que es Cochabamba.

Un requisito indispensable es saber las coreografías de la danza.

Una filial se puede conformar, inclusive, con una sola persona.

Los trajes son envíados desde Bolivia

Conformar una fraternidad en el extranjero requiere no solamente de actitud, simpatía y destreza para bailar, sino también de planificación para que todo salga impecable.

Detrás de las presentaciones que tienen las filiales extranjeras hay todo un movimiento de artesanos que coordina la elaboración de trajes desde Bolivia, informó el secretario general de caporales San Simón en Cochabamba, Andrés Palacios.

Cuando un boliviano o extranjero decide participar en la fraternidad debe estar dispuesto a importar su traje desde Bolivia.

Las filiales son las encargadas de tomar las medidas a los bailarines y escoger los trajes que se usarán cada año.

Los pedidos son enviados al país y pueden tardar hasta tres meses en ser elaborados por costureras y artesanos especialmente cochabambinos.

PASOS Los pasos y coreografías que cada año son innovados por los guías también son enseñados a los bailarines en el exterior. Palacios dijo que para esto se les mandan videos e instrucciones a los encargados en el exterior.



22 de marzo de 2017

Carnaval es la fiesta que más ingresos genera a los artesanos

Entre Carnaval, Urcupiña, Santiago y todos los santos, la primera fiesta es la que mayores ingresos genera a los artesanos en Cochabamba. La tradición de muchas fraternidades, de estrenar una nueva vestimenta en el Carnaval de Oruro es la que permite a los confeccionistas tener ingresos seguros cada año.

En Cochabamba existen alrededor de 50 artesanos, concentrados principalmente en Cochabamba, Quillacollo y Sacaba. Muchos de ellos son herederos de un talento familiar que viene de padres y abuelos paceños y orureños.

Ruth Córdova Quino es una de ellas. Junto a su familia ejerce, por más de 20 años, el oficio en Quillacollo. Aunque desde niña siempre participó en el emprendimiento familiar de sus abuelos Francisco Quino y Manuela Quisbert.

DEMANDA

Aunque los artesanos, en mayor número, se encuentran en Oruro y La Paz, Cochabamba también concentra un grueso de los pedidos para las fraternidades de danzas.

El trabajo continúa siendo manual y es muy moroso. La familia de Ruth se encargará este año de la vestimenta de dos fraternidades de caporales, cada una con más de 300 trajes. “No podemos abarcar a más, porque demoramos dos semanas en confeccionar un solo traje”, explicó.

Solo en el Carnaval de la Concordia de Cochabamba se concentran alrededor de 100 fraternidades con más de 10 mil bailarines, de los cuales aproximadamente el 70 por ciento requiere del trabajo especializado de bordadores, entre morenadas, caporales, tinkus y ch’utillos.

Es por esto que los contratos se cierran generalmente entre octubre y noviembre para tener todo listo y con la misma calidad para el Carnaval de Oruro. “Hay otras fraternidades que después de Urcupiña, en agosto, ya nos entregan sus diseños”, citó Freddy Amusquivar, bordador y diseñador. Los trajes de mayor complejidad y también precio son los de la morenada, que según el material y el diseño puede costar entre 3.000 y 5.000 mil bolivianos cada uno; también está el de caporal que oscila entre 2.500 y 3.000 bolivianos.

Cuando llega algún pedido de último momento, no queda otra que contratar a otros artesanos que emplean su talento temporalmente.

TRADICIÓN

Aunque han pasado más de 40 años desde que veía a sus abuelos realizar este trabajo, el arte manual se ha mantenido al 100 por ciento . Lo único que cambió fue la diversidad de materiales en piedras, lentejuelas y perlas. “Ahora hay lentejuelas de color transparentes, piedras plásticas, perlas y otros tornasolados en todos los colores”, explica Ruth.

Ni la tecnología, ni la industria han desplazado los viejos bastidores de listones fabricados por sus padres y abuelos. Los tradicionales hilo y aguja siguen siendo las herramientas principales de todos los días.

Pese a los años, la provisión de estos materiales se realiza desde China, desde allí son importadas, no solo las mostacillas y lentejuelas sino las cintas y las grecas.

Pocos llegan directamente a Cochabamba. Los artesanos en la Llajta deben viajar hasta La Paz o la ciudad fronteriza de Desaguadero para proveerse de la mayor variedad y a un mejor precio.

La mayoría de los emprendimientos son familiares, donde los niños también participan y desde muy pequeños aprenden el oficio y cada detalle del proceso, desde ensartar las mostacillas, combinar colores, realizar un diseño, escoger los mejores materiales, hasta armar el traje completo.

Es por esto que en esta industria ya existen especialistas en cada una de las etapas del proceso, donde los diseñadores son pieza fundamental de la confección de un traje.

El diseñador, además de la estética, debe calcular el peso y la flexibilidad que tendrá el traje, para que la vestimenta no sea un impedimento de que el bailarín presente su mejor gala durante la presentación en la fiesta carnavalera.

Demanda obliga a contratos temporales

La alta demanda de trajes con bordados supera muchas veces la capacidad de los emprendimientos familiares. Por esta razón, muchos optan a realizar contratos temporales por producto para poder cubrir los pedidos.

Estos contratos no gozan de ningún beneficio y el pago se realiza de acuerdo al trabajo realizado.

Los dragones son un clásico en el diseño

Las figuras de dragones, hidras (serpiente de varias cabezas) y cobras son diseños que han estado por décadas en las prendas de los bailarines. Son consideradas las más antiguas de los bordados. En los últimos años fueron incorporadas mariposas y pavos reales, a sugerencia de los bailarines, pero con menor frecuencia.