12 de septiembre de 2016

Estruendo de matracas despide fiesta de la Virgen de Guadalupe


Centenares de morenos se reunieron ayer en el centro de Sucre para participar de la tradicional Cacharpaya y despedir los tres días de fiesta que trajo la Entrada en honor a la Virgen Guadalupe. El sonido de las matracas abrió paso a esta tradición que hasta hace unos años no estaba permitida y hoy forma parte del cronograma oficial de actividades.

Hace cinco años, los grupos de morenos se reunían en inmediaciones de la plaza para despedir la entrada folklórica sin autorización alguna. Hoy, incluso cuentan con escenario y varios grupos de música que animan la fiesta de despedida. "La Cacharpaya de las morenadas se reunió en la avenida La Américas para interpretar su última danza”, declaró el director municipal de Turismo, Beimar Ramallo.

La fiesta de Guadalupe arrancó el viernes con la entrada autóctona, en la que participaron 65 grupos que llegaron de las diferentes regiones de Chuquisaca. Las danzas, como los thanta morenos, brillaron por los disfraces de tigrecillos y otros animales que habitan en la región. Como esos trajes son poco comunes, "los abuelos” son quienes prestan o fletan la indumentaria.

En esa primera entrada también participaron sayas afrobolivianas y caporales, que se distinguieron con la agilidad de los saltos y la fuerza de San Simón y Sambos. Ramallo consideró que hubo unos 6.000 bailarines.

A diferencia de otras fiestas del país, los grupos de chaqueños fueron los que destacaron. Su cercanía al Chaco boliviano los hace más numerosos en Sucre.

Por la noche, para cerrar el desfile folklórico, pasó la réplica "casi perfecta” de la Virgen de Guadalupe. Una camioneta transportaba el cuadro adornado con luces y flores rojas que hacían que todos los espectadores bajen la mirada por instantes y hagan la señal de la cruz. "Esta imagen esta con nosotros desde hace 27 años”, declaró el presidente de la Asociación de Conjuntos Folklóricos, Camilo Vargas.

Comentó que la imagen original de la Virgen data de la Colonia, "es muy preciada para nosotros”, dijo y agregó que no la sacan por el valor que tiene. "Los fieles del país, como de otros lugares, llegaron para hacer obsequios a la Virgen. Le regalaron joyas de oro, diamantes e incluso la plancha original es de oro”, declaró.

El domingo, los conjuntos folklóricos arrancaron a las 8:30 de la mañana y bailaron hasta casi la medianoche.

Más turistas
Los tres días de la Entrada generaron un movimiento económico estimado en un millón de dólares, según los datos que proporcionó el alcalde de Sucre, Iván Arciénega. "Estimamos que el movimiento económico para Sucre será mayor en cuanto a festividades”, dijo la autoridad.

Para atraer más turistas apostó por un plan de reducción de costos en vuelos aéreos del 30% a través de la empresa de aviación Amaszonas y en varios hoteles como restaurantes de la ciudad.

El impacto fue de inmediato, todos los vuelos fueron copados e incluso se habilitaron otros charter para cubrir la demanda. Pese a ello, ayer no había pasajes para entrar o salir de la urbe y no los habrá hasta el martes.

Además, los hoteles no daban abasto, en especial los cercanos a la plaza principal 25 de Mayo. "Suponemos que llegaron alrededor de 70.000 turistas, entre nacionales y extranjeros. Pero contamos con la participación de unos 300 mil espectadores”, reconoció Arciénega.

En cuanto a la comida, la variedad de platos tradicionales de la región deleitaron el paladar de propios y extraños. "Invitamos a disfrutar de un picante mixto y de un chorizo chuquisaqueño”, indicó el burgomaestre tras reiterar la invitación para que la gente retorne en 2017 y participe de ese evento cultural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada