26 de febrero de 2017

Chicotazos, coplas, duelos y ch’allas marcan el Carnaval

A punta de chicotazos en los pies y danzas típicas así se celebra el Carnaval de antaño en la zona andina de Cochabamba. La tradición es considerada ancestral y aún se practica en el municipio de Arque.

Los pobladores mantienen viva la tradición: “El domingo de Carnaval realizamos el Tinku de Chicote entre (Uras patas) hombres entre hombres y mujeres entre mujeres, cuando hay esta costumbre hay buena producción, hay un año sólido”, dijo el alcalde Casto Coaquira.

Los participantes se visten con prendas típicas. Los varones están con el pantalón remangado y se dan chicotazos. La danza está relacionada con el Carnaval y el ciclo agrícola.

Así describe la danza el alcalde de Arque: “Uno da el chicotazo por tantos errores que ha tenido; el otro responde: Gracias, ahora no voy a tener errores y devuelve el chicotazo“.

El Tinku del Chicote es una de las manifestaciones ancestrales del Carnaval que la Gobernación decidió recuperar este año e incluirla en el programa de las cinco regiones del departamento: andina, valles, cono sur, trópico y región metropolitana.

“Es una actividad ancestral que consiste en dar látigos en los pies de las personas, en una especie de duelo entre uno y otros, hasta ver quién sale más ventajoso, se conoce muy poco de esto pero lo estamos promoviendo”, dijo el director de Culturas y Turismo de la Gobernación de Cochabamba, Ubaldo Romero.

La tradición se realiza el 26 de febrero en Arque y el 5 de marzo en la comunidad de Tres Cruces.



La música

La pinquillada y los takipayanakus son también son ritmos carnavaleros que se practican es la zona andina. La Gobernación incluyó estas actividades en la agenda departamental del Carnaval 2017 donde figuran 22 municipios con sus costumbres y sus múltiples facetas.

La guía del Carnaval busca también convertir a los municipios en destinos turísticos.

“La zona andina Arque, Bolívar y Tapacarí, se caracterizan por su riqueza cultural, tienen sus propios instrumentos musicales de viento, cuerda y percusión que se tocan en esta época del año, mostrando además sus tejidos en su vestimenta”, dijo el director de Culturas de la Gobernación, Ubaldo Romero.

Añadió que en el valle alto las coplas, comparsas, pandillas, takipayanakus caracterizan el Carnaval, la gente corre en las calles con acordeones hombres y mujeres, bailan con serpentinas alrededor del cuello. Las precarnavaleras comienzan en febrero y terminan en marzo.

En la región metropolitana las actividades se mezclan entre la modernidad y la tradición de antaño. El Corso de Corsos es una muestra de la variedad del folklore, danzas típicas y autóctonas, comparsas y unidades militares con disfraces que representan personajes modernos de la televisión, el cine y la política con trajes divertidos.

En el trópico muestra su potencial turístico. En el cono sur destacan los “Champas”, hombres vestidos con chalecos y sombreros de cuero que tocan el charango. También están los “Raqaypampeños” con su vestimenta típica. “La riqueza en el Carnaval de Cochabamba es múltiple”, concluyó Romero.



LOS NIÑOS
El municipio organizó el Primer Festival de Coplas con gran aceptación entre las escuelas.
Alcaldía de Quillacollo
En los últimos años los niños se han convertido en protagonistas de las fiestas del Carnaval. El municipio organizó el Primer Festival de Coplas con gran aceptación entre las escuelas.
El festival alentó a los niños y niñas a componer coplas contra la violencia hacia la infancia.
El alcalde de Quillacollo, Eduardo Mérida, manifestó que “la Alcaldía busca brindar campos y áreas para incentivar al deporte, la cultura y todo lo positivo en la niñez y juventud quillacolleña. El concurso de coplas infantiles es una muestra de estas acciones que encara el municipio”. 
En Cercado el Corso Infantil se realiza el domingo 26 de febrero. La actividad se caracteriza por el juego y la originalidad de los disfraces de los participantes. En tanto que en los últimos años se han incorporado mensajes contra la violencia. También se han incorporado a grupos como los niños con discapacidad.
 
AGRADECIMIENTO
El Carnaval valluno se ha ganado el denominativo de ser “el más largo y diverso del país”
Gobernación de Cochabamba
El valle alto de Cochabamba mantiene uno de los carnavales más tradicionales. Por ejemplo, en el municipio de Tiataco, en Arbieto, se realiza la “Ch’alla Puquykuynapaq”, que significa agradecer a la tierra por la cosecha recibida.
La festividad se realiza el 2 de marzo en la comunidad y este año se llama “La Llaqta y su Llaqwua”.
Al respecto el director de Culturas y Turismo de la Gobernación de Cochabamba Ubaldo Romero aseguró: “Tiataco también tendrá una feria gastronómica diversa de todos los productos agrícolas, que el visitante podrá disfrutar”.
El Carnaval valluno se ha ganado el denominativo de ser “el más largo y diverso del país” porque en algunas regiones del departamento está fiesta ya empezó y se extenderá hasta mediados del mes de abril cuando se realice la kacharpaya o despedida de la fiesta.


Las cinco regiones del departamento viven intensamente el Carnaval. En la zona andina se mantiene el Tinku del Chicotazo, que según la tradición ayuda a lograr una buena cosecha agrícola. En la ciudad se mezclan la tradición y lo lúdico
Los Tiempos

Las cinco regiones del departamento viven intensamente el Carnaval. En la zona andina se mantiene el Tinku del Chicotazo, que según la tradición ayuda a lograr una buena cosecha agrícola. En la ciudad se mezclan la tradición y lo lúdico
Los Tiempos
LAS ACTIVIDADES DESTACAN LA MÚSICA Y LA GASTRONOMÍA DE LA REGIÓN

Un centenar de festivales y corsos

El “Carnaval Q’ochalo” es el más largo y diverso de Bolivia comienza en enero y termina en marzo. Este años se han organizado 100 actividades en las cinco regiones del departamento desde los valles hasta el trópico.
En el lanzamiento del “Carnaval Q’ochalo” el gobernador Iván Canelas destacó la riqueza cultural y costumbres con las coplas y el duelo de los taquipayanakus.
“Nuestro Carnaval contempla 29 festivales de taquipayanacus en la región metropolitana, 18 en los valles, 26 en el cono sur, 12 ferias del puchero, 8 carnestolendas, 12 festivales de coplas, corsos infantiles en los 47 municipios, ferias de la ambrosía y otros”, detalló.
Canelas expresó que pese a que en las ciudades grandes del departamento se desarrollan entradas importantes como el Corso de Corsos y otras actividades, la riqueza cultural y costumbrista está en las zonas rurales.
 “En Cochabamba, la música, la comida y la bebida no van a estar ausentes de nuestro Carnaval 2017. La idea es que compartamos sanamente, que nos alegremos como hermanos, bailemos, ése es nuestro carnaval”, manifestó.
Otra característica del Carnaval en los valles es la gastronomía. Si bien el puchero es el rey de los platillos también se elaboran la jakalawa y cuzqueño.
Las poblaciones muestran lo mejor de su producción agrícola. En el valle alto las comunidades exponen variedad de duraznos y sus derivados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada