10 de octubre de 2016

Ley Seca no se cumplió a cabalidad en entrada universitaria

La Ley Seca impuesta por el Municipio a través de la ordenanza 92/08 que prohibía la venta y consumo de bebidas alcohólicas en la realización de la Entrada Folklórica Cultural Universitaria, realizada el sábado, no se cumplió a cabalidad ya que en horas de la noche, la plaza Manuel de Castro y Padilla se convirtió en una "cantina al aire libre", superando el control de la Policía y la Guardia Municipal.

La Ley Seca prohibía el consumo y expendio de bebidas alcohólicas en todo el Municipio orureño desde las 00:00 horas del sábado 8 de octubre hasta el mediodía del domingo, tal situación no se cumplió porque durante el recorrido de la entrada folklórica se vio a gran cantidad de jóvenes en estado de ebriedad, principalmente en horas de la noche.

Durante el desarrollo de la entrada universitaria durante el día se tornó tranquilo, a pesar de que el ingreso de los conjuntos se retrasó por casi dos horas, la Guardia Municipal, dirigida por el capitán Rolando Silva, desplegó todo su personal para ordenar a los comerciantes asentados en el trayecto del recorrido, asimismo para verificar que los danzarines ingresen sobrios.

Por la noche, de igual forma, se acompañó al último conjunto en ingresar por el recorrido y verificar que no existan personas consumiendo alcohol.

Esta situación se cumplió con normalidad en casi toda la jornada, salvo algunos casos aislados donde existieron danzarines y algunos espectadores con visibles signo de haber ingerido alcohol.

La situación se volvió crítica en la noche cuando grupos de jóvenes se asentaron en principio por la plaza principal donde quisieron copar las graderías, pero la Policía los desalojó y ellos se retiraron hasta inmediaciones de las calles Bolívar y Soria Galvarro donde no hubo un adecuado control.

Los jóvenes consumían bebidas alcohólicas en botellas de plástico y en un momento determinado ingresaron a la explanada por donde los conjuntos hacían el recorrido, los conjuntos más afectados fueron los que ingresaron en la parte final ya que las personas ebrias no dejaban desarrollar su danza con normalidad.

Las calles adyacentes se convirtieron en mingitorios públicos ya que no existían por las cercanías sanitarios públicos o móviles.

Cuando concluyó la entrada, la Policía y parte de la Guardia Municipal, despejaron las calles que se veían con gran cantidad de desechos, latas de cerveza y de otros licores.

SALONES DE FIESTA

De igual forma algunos locales de fiestas principalmente en la zona Sur de la ciudad abrieron de forma normal sus puertas atendiendo acontecimientos sociales de diferente índole en cuyo interior se consumían bebidas alcohólicas.

Desde Defensa al Consumidor, se supo de forma extraoficial que se hicieron algunos comisos de bebidas alcohólicas que llevaban danzarines, ayudantes y personas de a pie. No se pudo conocer un informe oficial porque no se logró comunicación con el responsable de esta unidad, pese a los varios intentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada