12 de septiembre de 2016

Guadalupe Entrada termina empañada por actitudes bochornosas



EVALUACIÓN

En la evaluación de las autoridades encargadas de realizar el control en la Entrada, este año hubo menos consumo excesivo de alcohol y ello se reflejó en la reducción de casos heridos y ningún muerto.

El colorido y la alegría de dos jornadas de fiesta en la Entrada Folclórica de la Virgen de Guadalupe fueron empañados por los destrozos y actos bochornosos provocados por algunas personas que se excedieron en el consumo de bebidas alcohólicas incumpliendo la normativa, y otros aprovecharon el escaso control que hubo ayer en la Cacharpaya.

En el ámbito cultural y turístico, la entrada folclórica fue calificada como exitosa ya que se consiguió poner en valor la riqueza patrimonial del país expresada en la danza y la música.

“Realmente exitosa, hemos tenido más de 120 fraternidades que han participado en esta Entrada, y hemos puesto en vitrina una vez a Sucre como un verdadero destino turístico y cultural”, evaluó el secretario de Cultura y Turismo, Pedro Salazar.

En las dos jornadas de entrada, más de 27.000 bailarines mostraron la esencia de una variedad de danzas típicas a lo largo de más de cuatro kilómetros de recorrido.

“Hemos tenido el cuidado de que sea una entrada bien fluida y bien bonita, eso parte de la organización y los conjuntos folclóricos que cada vez al ser más grandes están siendo más cuidadosos en los tiempos de recorrido”, señaló el presidente de la Asociación de Conjuntos Folclóricos, Daniel Aguilera.

Sin embargo, la fiesta fue eclipsada por actos bochornosos provocados por espectadores y bailarines a raíz del consumo excesivo de bebidas alcohólicas, por ejemplo, los propietarios de viviendas ubicadas en la ruta y el entorno se quejaron por los destrozos en sus inmuebles, la basura y el orín dejados en sus puertas.

“Han instalado graderías tapando las puertas de viviendas y comercios, además dañando las fachadas y las aceras. La Dirección de Patrimonio Histórico nos exige que las fachadas de nuestras casas estén en buen estado y pintadas, pero en la entrada, la gente que está en la graderías no puede bajar y se orina en la pared”, protestó la vecina Nur Raslan Abuawad.

Los actos bochornosos llegaron al extremo de convertir la acera de la Casa de la Libertad, detrás de donde estaba el palco oficial, en un urinario. Pese a que estaba prohibido y se realizaron controles, tanto espectadores como bailarines se dieron modos para consumir bebidas alcohólicas.

“Entre el viernes y sábado hemos clausurado siete licorerías, además 57 tiendas de barrio, tres supermercados y también se ha procedido al desecho de aproximadamente 1.500 litros de bebidas alcohólicas, en un operativo conjunto entre el municipio, la Policía y la Guardia Municipal a fin de precautelar la seguridad en la Entrada de la Virgen de Guadalupe”, informó el jefe de Espectáculos Públicos, Oscar Ortega.

Por su parte, el comandante Departamental de la Policía, coronel, Marco Antonio Calvimontes, informó que entre el viernes y ayer domingo atendieron unos 70 casos, de los cuales 54 fueron arrestos a personas por provocar escándalos en vía pública, en los que estuvieron involucrados nueve adolescentes.

También informó que auxiliaron a seis personas heridas, entre ellas, el joven que sufrió quemaduras el brazo por caer sobre un perol donde se freía chorizos. Y por otro lado atendieron nueve casos de extravíos, tres de adultos mayores y seis menores.

Ayer, un sector de la avenida Las Américas, donde se realizó la Cacharpaya se convirtió en una feria donde se vendió de todo incluyendo bebidas alcohólicas, al igual que en la plazuela Aniceto Arce.

“El plan operativo que teníamos diseñado estaba destinado para el viernes y sábado; para este domingo, prácticamente el personal que teníamos predispuesto ha estado presente, pero no ha sido suficiente para poder controlar y evitar que se venda bebidas alcohólicas en la Cacharpaya”, justificó el jefe de Espectáculos Públicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada