5 de septiembre de 2016

Caña, camacheña y copla para el patrono San Roque



Conforme al calendario establecido por el Comité Organizador de la Fiesta Grande de Tarija, la tarde de este domingo se desarrolló el Concurso de la Interpretación de la Caña, Camacheña y de la Copla o Tonada 2016, denominado Juan Baldiviezo, en honor al hombre que durante años apoyó al desarrollo de la fiesta patronal.

La actividad se realizó en el escenario del frontis de la Iglesia San Roque, donde se realizó el Festival del Canto y la Aloja.
Concursaron las tres categorías anunciadas: caña, dividida en las subcategorías de adultos varones, adultos mujeres, y niños; camacheña y copla. Entre los cañeros se presentaron muchos intérpretes provenientes del campo y pertenecientes ya a la tercera edad, quienes demostraron su pericia con el instrumento más largo del mundo.

Los cañeros con devoción
“Yo toco desde hace más de veinte años, soy apromesado a San Roque, a Chaguaya y a todos los santos”, comentó don Rosario Ángel Ríos que tiene 67 años y concursa todos los años esperando ganar.
“Me he venido de Alto España cuando una sequía hizo perder las cosechas, después aquí he trabajado con mis brazos y he logrado sacar adelante a mis tres hijos, que son todos profesionales; por eso en agradecimiento con Dios participo cada año en la fiesta de San Roque con mi caña”, refirió don Antonio, que además de la caña toca casi todos los instrumentos típicos y ha ganado en este concurso.
“Toco por promesa y concurso por afición a la caña hace más de diez años”, dijo Luis Irahola esperando su turno para subir al escenario junto a su hijo Luis Fernando de 9 años y que interpreta la caña desde hace cinco, “él también ha salido así, así que desde hace tres años que viene a concursar conmigo”.

La camacheña presente
“Ya he participado muchos años, y a veces he ganado”, cuenta don Santiago Jurado que viene desde Tolomosita Oeste y lleva tocando la camacheña 60 años de los 75 que ha vivido, “a veces nos daban quintales de harina, azúcar y otras cosas, pero este año lo veo medio triste, parece que las autoridades tienen que poner un poco más, porque uno aquí tiene que pulmonear y también le cuesta venir desde lejos”.
“Yo desde niño que toco camacheña y erke, pero caña y violín no porque me he ido a la Argentina y no pude aprender”, relata don Rodolfo Cazón. Aunque siempre acompaña a la procesión, éste fue su primer año participando. “Me han dicho que toco bien y que debería venir, así que me he animado para ver que tal”, explicó.
“Vengo con mi viejito, mi papi que tiene 80 años y va a concursar tocando la camacheña”, refirió doña Sara Paredes que llegó desde Sama, Iscayachi, “soy la única hija que le sigo en el canto, me gusta coplear y por primera vez voy a participar en esta fiesta que es tan linda, tradicional y muy religiosa”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada