14 de julio de 2014

Toda una vida dedicado al arte de innovar matracas

La familia Flores Calderón, a la cabeza de don Rafo, como lo conocen sus vecinos y amigos, comenzó cuando puso su talento a trabajar en la construcción del instrumento más importante que lleva la morenada: la “Matraca”; desde el año 1965 y durante 49 años pasearon su arte por todo el país especialmente en las mejores entradas folklóricas de la ciudad de La Paz como son la entrada de Jesús del Gran Poder y la festividad Virgen del Carmen de la zona 16 de Julio de la ciudad de El Alto.

Don Rafael Flores Mollinedo y su esposa Yolanda Calderón tuvieron 6 hijos de los cuales 5 se dedicaron al arte de la construcción de las matracas, junto a sus progenitores, quienes gracias a la mano mágica y la experiencia adquirida de su padre lograron que el rubro escale a las más importantes fraternidades de la ciudad de La Paz y el interior del país.

La necesidad de identificarse para continuar con el éxito ya alcanzado hasta ese momento hizo que don Rafo, buscara un nombre a su empresa para el cual se basó en la originalidad de sus trabajos y el lugar donde habitaba y de esta manera se creó con la razón social de “Inspiracion y Arte Chuquiago”, nombre que desde entonces hasta la fecha los hijos pasearon por muchos lugares proporcionando el trabajo de su arte a muchos lugares de la ciudad de La Paz y El Alto.

El esfuerzo, la constancia y el trabajo en familia han hecho que la elaboración de este instrumento tan característico que llevan las famosas fraternidades de morenada, permita que los Flores Calderón, lleguen a perfeccionar y mejorar en cada una de sus obras que tienen características singulares. Siguiendo el ritmo “la matraca” es llevado por cada una de las fraternidades a lo largo de todo el país.

Durante los 49 años de trabajo esforzado en este arte que con mucho orgullo llevan los hijos de don Rafo, fue evolucionando a los ritmos del tiempo y la misma necesidad de continuar mejorando el producto, es así que los 5 hermanos comenzaron a distribuir el trabajo por especialidades con el objetivo de continuar mejorando y llegar al fino acabado del instrumento.

Inspiracion y Arte Chuquiago fue creciendo de manera vertiginosa, gracias al fino acabado y el arte mejorado del producto, por lo que en un tiempo corto llegaron a abarcar y cubrir las necesidades de las poblaciones de las 20 provincias paceñas.

De acuerdo a la cantidad de pedidos que llegaban a manos de don Rafo, hizo que también se incrementara la mano de obra en la fábrica, y de esta forma también se crearon fuentes laborales para muchos artesanos que llegaron al taller-promotor de esta iniciativa; quienes luego de algunos años y agradecidos de haber recibido las enseñanzas en la construcción de la matraca, se fueron para continuar de manera independiente con el mismo rubro, quienes en el momento viven agradecidos por la experiencia y el conocimiento otorgado por el fundador del taller de Inspiracion y Arte Chuquiago.

Producto de la sacrificada labor y con los años encima don Rafael Flores, falleció a sus 78 años, a causa de las dolencias y el esfuerzo físico que le significó la profesión, pero sin antes pedir a sus descendientes de continuar con esta bella profesión que le dio tantas satisfacciones personales y familiares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario