19 de enero de 2014

“Comadres” y “Compadres” se alistan para el Carnaval Chapaco

El carnaval campesino de Tarija se realiza cada año en las comunidades tradicionales, con chicha y comida para los visitantes, que en medio de coplas que cantan los “Compadres” y “Comadres” en la tonada carnavalera, siempre terminan bailando la rueda chapaca al ritmo del erque. El carnaval de Tarija hace que confluyan lo citadino y lo rural, y el costumbrista chapaco Juan Flores nos cuenta cómo fue desde sus inicios y asegura que se tendrán sorpresas para este año.

De la poca bibliografía existente sobre el tema se tiene que allá por los 80 o 90 se realizaron las primeras “largadas” oficiales del carnaval, en las que el anuncio de las carnestolendas se lo realizaba desde las comunidades que conservaron la cultura chapaca rural de donde provienen los denominativos “cumpa o cuma” que hacen referencia al Compadre y la Comadre. La celebración del campo contrastaba con la de la ciudad donde no se tocaban los instrumentos tradicionales autóctonos (erque, caja) sino mandolinas y otros.
De algún peñasco escabroso cercano a cualquier rio o de determinados lugares donde supuestamente “aparecía el diablo, salamanca o satuco”, se “desenterraba” al demonio para soltarlo simbólicamente entre los mortales por éstas fechas, lo que se traduce en la actualidad en la costumbre popular que interpreta que en carnaval “el diablo anda suelto”, y por ende están sueltas también las riendas del albedrío.
Cabalgando de comunidades aledañas como Tomatas Grande y Guerra Huayco, llegaron esas veces algunos jinetes con sus mozas en las ancas de sus corceles, sentando los cimientos de la ahora denominada “caballada”, y ahora con una sonrisa sincera, don Juan nos cuenta que llegan hasta más de 150 jinetes en los últimos años, trayendo consigo el anuncio de que ha iniciado el carnaval desde lo profundo de las campiñas.
Pero cada vez se escuchan más coplas en la ciudad, y cada vez “los citadinos” van retornando a la cultura chapaca de antaño, prueba de ellos es que en los últimos años la vestimenta de estas épocas se caracteriza por los detalles oriundos de Tarija, como las ojotas, y las camisas con adornos temáticos ya estilizadas en relación a la rompa del campo, lo que acorde a don Juan se debe a que el nuestro es un carnaval que envés de modernizarse, vuelve hacia atrás en el tiempo mediante las costumbres.
“Yo pienso que hay dos cosas, uno que el carnaval en sí mismo es ya parte de la personalidad de los tarijeños, sin carnaval no podríamos vivir por que nos expresamos con coplas, nuestros bailes, sacamos nuestros instrumentos típicos, la alegría entre las personas; la otra parte es la parte turística donde todas las actividades deben ser jerarquizadas para que sea el carnaval sea un espectáculo en cada uno de sus componentes, desde su anuncio, comadres, el Yambuy Coplero, el corso de mayores, del carnaval hermoso en la campiña…, ahora los ríos están llenos de agua”, medita el costumbrista.

La Copla
La tonada coplera del carnaval tiene un componente picaresco, en el que el chapaco aprovecha para cantar las cosas que quiere a una chapaca, quien en contrapunto le contesta, con un fraseo similar pero en tono distinto creando un ambiente de galanteo. La copla culturalmente es presa de una transición ya que al carnaval le sigue la época de a la pascua, donde cambia el tono del canto hasta volverse melancólico en su poesía.
El carnaval tarijeño a diferencia de otros carnavales del interior de Bolivia, es más espontáneo, en sentido de que no tiene un directorio de comparsas, pese a existir muchas en la ciudad y el área rural, sin embargo algunas fueron desapareciendo. Como las más antiguas vigentes en la actualidad, para dar un ejemplo podemos mencionar a las Comadres Sanroqueñas y las Comadres Molineñas, y en el campo a algunas comparsas como “Imilleros” o “Qué Te Pasa Carajo”, mismas que se concentran en Méndez, Coimata, El Rancho, San Lorenzo, Canasmoro, y otras comunidades más, que acorde a la temporada éste año nos presentarán sus nuevas coplas.

Fechas tradicionales
Si bien en una revisión retrospectiva se denota que desde el 2009 hasta la actual versión del carnaval los programas presentados por el municipio han variado, siempre se han mantenido fechas tradicionales, en las que podemos mencionar las fiestas de Comadres y Compadres, donde se celebra la amistad entre los hombres en el día de compadres y entre las mujeres en el día de comadres, donde es tradicional obsequiar tortas de pan dulce artesonadas con albahaca, banderitas, flores, serpentina, dulces, verduras, a lo que en el campo se suma algún animal para “faenarlo” con el amigo por amistad.
Flores indicó que éste año se procederá a realizar una invitación a todas las comparsas y agrupaciones del campo, para que tanto en el campo como en el valle central se concentren mostrando la cultura tarijeña. En la opinión del entrevistado, tanto alcaldía como gobernación pueden crear planes de trabajo para estas actividades que se traduzcan en el atractivo cultural de la región, y pueden ser mejoradas con organización e incentivo.
El martes de albahaca se festeja en todos los mercados, y le siguen la elección de la reina campesina, para posteriormente pasar el entierro del diablo en la comunidad de San Andrés, para luego proceder al encierro en Yesera Centro. Se conoce que éste año el lunes 27 de febrero se tendrá la conocida entrada de las “comadritas” donde participan niños y en forma posterior se tendrá la entrada de las comadres campesinas provenientes del cantón de Junacas.
El costumbrista Juan Flores aprovechó para aconsejar a la población a disfrutar el carnaval con alegría y amistad, pero con poco alcohol, a festejar la tradición y a aceptar lo que ofrece el campesino, la caja el erque y las coplas, la comida, ranga, saice, picante de gallina, la chicha, cosas que disfruta el tarijeño y como asegura Flores vienen del área rural, de donde reveló se tienen éste año sorpresas que posicionarán la identidad del Carnaval Chapaco a nivel nacional e internacional. Finalmente agradeció a El País por retomar las riendas de la tradición carnavalera, con la que vienen los valores que ayudan a mejorar la convivencia social.

>> Apunte

Según autores consultados en algunos lugares de la campiña tarijeña se celebra el carnaval a partir del domingo de carnaval y dura hasta el martes de challa, culminando el ciclo festivo el domingo de tentación. Sin embargo, en algunas localidades, el carnaval se lo celebra más bien el miércoles de ceniza, prolongándose hasta el domingo de tentación.