16 de enero de 2013

EL CARNAVAL Minero de Potosí es patrimonio

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó en grande y en detalle el proyecto de Ley Nº 063/2012-2013, que declara al Carnaval Minero de Potosí como Patrimonio Cultural de Bolivia.

Esta declaración se realizó considerando a esta festividad como una de las expresiones folklórico-culturales más genuinas y sui generis del pueblo boliviano, que además refleja el importante aporte realizado por el trabajador minero en el desarrollo de Bolivia.

Esta norma instruye al Ministerio de Culturas, a la Gobernación departamental de Potosí y al Gobierno Autónomo de la ciudad imperial desarrollar tareas para el fomento, promoción, preservación y difusión en el ámbito nacional e internacional del Carnaval Minero.

Al respecto, el diputado potosino David Cortés manifestó: “Este proyecto es fundamental para conservar el folklore y el patrimonio cultural de una importante actividad que se realiza un mes antes del Carnaval de Oruro, como es el Carnaval Minero de Potosí”, afirmó.

Historia

Mediante un proceso histórico de larga data se hizo popular la devoción a las imágenes que simbolizan la protección en el interior de la mina, el Tata Ckac’cha y la Virgen Kollita.

Ambas imágenes eran cargadas en hombros y adornadas con guardatojos de plata, lamparines, martillos y combos con rumbo a la Catedral.

La primera imagen era cargada por los mineros y la segunda por las palliris.

Existe una dualidad de devoción y paganismo en las creencias de los trabajadores mineros al encomendar su vida, por un lado, al Señor Tata Ckac’cha y, por otro, al ‘Tío’ de la mina.

Debido a la creencia en la imagen de la Virgen de la Candelaria, cuya fiesta se celebra el 2 de febrero, coincidiendo con la proximidad del Carnaval, los creyentes bajan del interior de la mina y celebran la protección del Cristo Minero.